A veces me olvido de que eres demasiado libre para mí, para ellos, para todos nosotros.
A veces se me olvida que eres un pájaro salvaje que siempre ha conseguido salir de la jaula por muy encerrado que estuviera el candado.
Lo que creo que pasa es que muy en el fondo me das envidia.
Que a veces te quieres pasar de valiente.
Que tú eres todos mis sueños hechos materia.

Sigue leyendo