Los periodistas estamos hechos de otra pasta. De la de échame lo que quieras, que puedo con todo. Nos va la adrenalina, las prisas, la presión, los nervios, el silencio, las palabras justas, la expectación, la cuenta atrás. Somos los que no callamos ni debajo del agua, los que copiábamos 100 veces ‘no hablaré más en clase’ en primaria y los que hemos copiado más Power Points que historia ha pasado en el mundo.

Continue reading